¿Qué buscas?




    “Hablo como el río”

    “Hablo como el río”

    “Bajo la misma luna”

    “Bajo la misma luna”

    “El vendaval”

    “El vendaval”

    atras adelante
    Padres presentes: tres novedades sobre figuras masculinas en la literatura infantil
    Artículo

    Padres presentes: tres novedades sobre figuras masculinas en la literatura infantil

    18 febrero, 2024 Por Óscar Sáez A.
    publicado en el Boletín 14

    Autores consagrados nos entregan su visión sobre la paternidad, desde abuelos que cumplen ese rol, en medio de un campo perdido en China, hasta soldados que vuelven de la guerra con heridas profundas, aunque invisibles. Bajo el sello de imágenes evocadoras, estos tres ejemplos nos muestran la siempre intensa relación entre padres e hijos.

    “Hablo como el río”

    “Hablo como el río”

    ver

    En medio de las horas de lectura de este semestre, nos encontrarnos con tres textos especialmente interesantes que hablan sobre la relación de un niño con la figura masculina, que puede ser un padre o un abuelo.

    En estos textos vemos cómo la paternidad se encauza de distintas maneras: en el primero, un padre y su hijo encuentran juntos una forma de aceptar la dificultad para hablar que sufre el pequeño. En el segundo, un abuelo le enseña a su nieto una forma de vivir la vida desde la óptica rural y cómo esta influye en la perspectiva de un escritor consagrado, y, en el último caso, el maravilloso trabajo gráfico expande las interpretaciones sobre la ausencia del padre, los traumas de la guerra y la responsabilidad de la sociedad contemporánea al tomar parte en los conflictos armados.

    Hablo como el río (Libros del Zorro Rojo, 2021) es un hermoso libro creado por dos canadienses: el poeta y autor de textos infantiles Jordan Scott y el ilustrador Sydney Smith, a quien ya conocemos por su trabajo en los títulos Un camino de flores (Libros del Zorro Rojo, 2017) y Pueblo frente al mar (Ekaré, 2019).

    Esta dupla crea un álbum que habla sobre las particularidades del ser humano, de la relación con la naturaleza y el vínculo padre-hijo. La narración empieza con el despertar del protagonista y su esfuerzo por convertir los objetos que lo rodean en palabras: pino, cuervo, luna; todas ellas difíciles de pronunciar porque las “letras se enredan en su lengua, se pegan al fondo de la garganta y cubren sus labios”. Nos damos cuenta así que el protagonista tartamudea al hablar.

    La interacción con otras personas lo acompleja y lo hace retraído, el padre se transforma en un gran escape a la presión de interactuar con sus compañeros de colegio, lo lleva a pasear al río y le regala una metáfora sobre su manera de hablar, le dice que él habla como un torrente: que balbucea, se arremolina, se estrella y también que tiene espacios de calma, que el hablar del río y el suyo propio van cambiando y pasando por distintos estados.

    El trabajo de imágenes embellece la narración del libro, nos presenta a la naturaleza como protagonista con paisajes evocativos, colores cálidos y un curso de agua muy expresivo en donde la luz se refleja aportando optimismo narrativo.

    Considerando el escenario actual de enfrentamientos bélicos, este título se convierte en un puntapié para conversar y reflexionar sobre (...) el rol que a las distintas generaciones les toca asumir ante la irracionalidad de la lucha entre pueblos.

    El premio Nobel de Literatura 2012, el chino Mo Yan, escribe El vendaval (Océano Travesía, 2023), una historia con tintes de homenaje a su abuelo, que es ilustrada por Zhu Chengliang. En un paisaje rural de China, un pequeño niño acompaña a su abuelo a realizar labores agrícolas. De a poco, como movidos por el viento, vamos entrando en este paisaje a través de ilustraciones muy bien logradas, repletas de detalles, en donde distintas perspectivas hacen que la narración se enriquezca.

    La portada y la página central se abren dando doble espacio al vendaval, haciendo énfasis en que el accidente climático es un punto de quiebre en la vida de los protagonistas; efecto gráfico que produce que el libro sea también memorable. El tornado destruye la labor agrícola que el anciano y su nieto estaban realizando, pero además deja en evidencia el paso del tiempo, el envejecimiento del abuelo y el cambio generacional que no se detiene. En una segunda parte del libro, ausente de ilustraciones, se nos explica que la historia es autobiográfica, un recuerdo fundamental en la formación del autor y que el vínculo que se formó entre ambos lo acompañará por toda su vida.

    En el libro del reconocido escritor taiwanés Jimmy Liao, Bajo la misma luna (Fondo de Cultura Económica, 2022), nos enfrentamos a un tópico recurrente en la literatura infantil: la espera del padre ausente.

    El pequeño protagonista se sitúa en una ventana de su casa a la espera de alguien. En el intertanto, se presentan distintos animales heridos que el pequeño cura y reconforta, hasta que finalmente llega su padre, que viene de la guerra y quien también es curado y reconfortado por su hijo.

    La guerra devuelve al adulto dañado; y ese daño también se traspasará a su familia y a la sociedad que debe asumir los traumas de los combatientes. Sin lugar a dudas, considerando el escenario actual de enfrentamientos bélicos, este título se convierte en un puntapié para conversar y reflexionar sobre la paz, los conflictos armados y el rol que a las distintas generaciones les toca asumir ante la irracionalidad de la lucha entre pueblos.

    En boletines anteriores hemos abordado la relación entre padres e hijos con visiones contrapuestas. Progenitores ausentes, violentos o indiferentes, como también ejemplos que nos han hecho reflexionar: padres (o abuelos) que ayudan a sus hijos a mejorar, a crecer y a enfrentar los desafíos de un mundo, muchas veces, ajeno y difícil.

    No podemos desconocer que la paternidad es compleja, por eso nos entusiasma seleccionar títulos que evidencian realidades distintas a las que enfrentamos en forma cotidiana. Los textos de estos autores son un pasaje a tomarnos un tiempo, a debatir en escuelas y bibliotecas cómo debemos asumir la paternidad positiva, la corresponsabilidad y la generación de vínculos sanos para formar a las nuevas generaciones.